Nos tendrán en común

Acabaron San Mateo y el verano y Oviedo, poco a poco, empieza su rutina del nuevo curso. La ciudad y sus habitantes comienzan a reubicarse y a volver a los hábitos cotidianos o a explorar unos nuevos.

En lo que la página está absorta ahora es en la preparación y el comienzo de nuestros desayunos, en colaboración con la asociación Partycipa, que organizamos en el local de la asociación, en la calle Paraíso, 5.

Comenzamos los desayunos el 1 de octubre y el reparto de alimentos para desayunos el 7 de noviembre.

Mantenemos los mismos requisitos que el año pasado para venir a desayunar o al reparto. No pedimos papel alguno; sí pedimos buena disposición para integrarse en un recurso comunitario, redistributivo y de apoyo mutuo.

El reparto, decimos, empezará el 7 de noviembre y se hará cada viernes que haya colegio, entre las 15.45 y las 17.00, en Paraíso, 5.

Los desayunos, en Paraíso, 5, empezarán el 1 de octubre, siempre que haya cole, entre las 8.00 y las 8.45.

Si queréis colaborar como voluntariado para los desayunos, podéis escribir un privado a nuestra página de Facebook o un correo electrónico a peroquiendice@gmail.com y os informaremos de cómo podéis hacerlo.

Si queréis donar alimentos para nuestros desayunos y nuestro reparto, lo podréis hacer en el horario para donativos que cada semana difundiremos desde Facebook y desde esta propia página. No obstante, os anunciamos ya que, para arrancar, estaremos en Paraíso, 5 para recoger donativos el martes 30 de septiembre entre las 19.00 y las 20.00.

Necesitamos alimentos para desayunos: leche, cacao, galletas, magdalenas, mermelada, café, azúcar, cereales, mantequilla, pan de molde, miel, crema de cacao, fruta, zumos, batidos individuales…

Los niños y las niñas que vienen a desayunar llevan, además, el tentempié para comer en el cole.

El curso pasado, Oviedo se volcó y demostró estar por encima de prejuicios y de tópicos manidos que tienen que ver con dormir la siesta. Oviedo nos emocionó una y otra vez y sentimos su calor, representado en el abrigo de la muralla y en la vigilancia atenta de sus salamandras. Por eso emprendemos de nuevo nuestros desayunos. Porque sentimos vuestra compañía.

Nuestro dios de los desayunos es Johnny Cash y nuestro himno, su versión de “One”. El dios Cash nos permite encomendarnos a otras deidades. Y ahora, para empezar, nos da permiso para cantar con Nacho Vegas una canción de su último disco, Resituación. La canción es “Runrún” y Nacho y su banda, con el coro gijonés Al Altu la Lleva, cantan de modo imprescindible: “Nos quieren en soledad, nos tendrán en común. Ven ya, que aquí estamos a salvo…”.

Muchas gracias por ponernos a salvo.

Nos tendrán en común.

Dejar un comentario

nombre*

Correo electrónico* (no publicado)

sitio web